3 remedios para el resfriado | Aptos para bebés y niños

Llegó la época de los resfriados y gripes, así que nada mejor que ir preparándonos algunos remedios naturales que funcionan muy bien. Lo que os traigo se puede usar: por separado a modo de prevención o todo a modo de tratamiento. Podéis verlo en video clicando aquí.

1. Aceite de oliva con ajo

El ajo es un antibiótico natural muy potente, así que vamos a darle uso. Para ello búscate un bote con tapa o una botellita y añade aceite de oliva, luego añade varios ajos cortados por la mitad y sin pelar. La cantidad yo la hago a ojo, para la botellita que uso en el video (de 250 ml) echo 3 ajos. Se podrían añadir más sin ningún problema. Déjalo 24 horas antes de usar.

Posología: como prevención una cucharadita cada mañana en ayunas, lo pueden tomar bebés y niños. A mí no me gusta tomarlo de esta manera, así que en el desayuno suelo tomar pan con este aceite.

2. Jarabe natural 

Es muy sencillo y me fue muy útil cuando mi hijo tenía menos de dos años, ahora con el pequeño también, porque aquí no recetan medicamentos para el resfriado a bebés menores de dos años. 

Para este jarabe necesitarás una cebolla, el zumo de un limón y cuatro cucharaditas de miel. En un recipiente añade la cebolla finamente cortada, agrega el zumo de limón y la miel, mezcla todo y déjalo macerar durante 24 horas, luego pásalo por un colador para retirar la cebolla, aprieta un poco para sacar todo el jugo que puedas. IMPORTANTE: los bebés menores de un año no deben tomar miel, os dejo más información sobre esto al final del artículo. Puedes hacerlo sin miel.

A este jarabe se le puede agregar jengibre o tomillo. El tomillo funciona especialmente bien contra la tos.

Posología: una cucharadita mañana, tarde y noche en caso de resfriado común. No pasa nada si se toma más cantidad, la posología que os indico es orientativa. Se puede tomar una cucharadita cada dos horas en caso de resfriados más fuertes.

3. Infusión calmante

Para curar los resfriados hace falta descanso y a veces nos sentimos tan mal que no podemos dormir, para eso nos va a ser útil esta infusión, además de calmarnos la garganta. Hierve agua y prepara una infusión de tila, añádele un chorrito de limón y endúlzala al gusto con miel. Bébela bien calentita poco antes de irte a dormir. Puedes usar manzanilla o hierba luisa en lugar de tila si lo prefieres. No le des este remedio a tu bebé si tiene menos de un año.

La miel puede contener esporas de una bacteria llamada Clostridium botulinum. Estas esporas pueden germinar en el inmaduro sistema digestivo de un bebé causando botulismo, una enfermedad rara pero potencialmente fatal.

Fuente: Baby center

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s